Espero

Me revelas circunstancias de tu vida que te hicieron daño y siento que tu llanto reverbera en mi corazón como un secreto antiguo. Cierras los ojos para seguir mirando dentro, mientras oramos, y esa pena pausada colorea una sonrisa en tu cara, tan golpeada por la vida. Y haces trampas gracias a Dios. Le tiendes tu corazón y dejas que adorne esa confianza con fe verdadera, en experiencia sublime. No estamos solos porque siento que no estás conmigo ya, que tu cuerpo se abandona sin los diques de este mundo, sin fronteras dolorosas. Tu silencio tiene la excusa del amor que convence y retiene la vida con delicadeza. Oscuridad de este lado para alojarte en la luz definitivamente. La noche está callada y sin estrellas. Arrecia el viento suave que la eternidad empuja. Canta el mar y espero el rumor de tu sonrisa. Espero.

César Cid