Cuidados espirituales. Sobre el vivir y el morir

Brigitte Boothe es psicóloga y psicoterapeuta. Eckhard Frick es sacerdote jesuita y experto en psicoanálisis y medicina psicosomática. Ambos han unido talento, experiencia y vocación para identificar un concepto transversal  sobre la ayuda en los límites de la vida: los cuidados espirituales.

Claro, no es la primera vez que se enuncia el término, es cierto. Sin embargo ambos argumentan la necesidad de incorporarlo en todo el ámbito del sufrimiento humano. Y a mi juicio lo consiguen. El texto editorial  define  los cuidados espirituales como  una expresión deudora de cuidados paliativos.  “Si consideramos- dice- la atención física, psicosocial y espiritual de la persona como una unidad, una auténtica terapia se tiene que ocupar también de la cura de almas. Y al final de la vida el alma es importante, no solo para las personas religiosas”. 

Yo apuntaría además que no solo una terapia que se precie de ser efectiva, sino cualquier encuentro de relación de ayuda ,necesita ocuparse de la condición espiritual de la persona, la propia del hombre. Creo que el vínculo con los Cuidados Paliativos nace desde la misma vertebración de los mismos, cuando Dame Cicely Saunders define el “dolor total” y la necesidad de orientar cualquier ayuda- terapéutica o no- hacia la persona como un todo: biológico, psicológico, social y espiritual. 

Para los autores, cuidar espiritualmente significa acompañar y dar respuesta en el conflicto en torno al sentido o la absurdidad del sufrimiento, como una necesidad de infinitud. Cuidar espiritualmente en el ámbito de los Cuidados Paliativos resulta un paradigma. Porque la pregunta sobre el sentido no se limita a la muerte inminente. Para Spaemann [1]“la anticipación del final penetra la vida en lo más íntimo y hace posible la experiencia de sentido”. 

La obra profundiza en las preguntas sobre el sentido, que el hombre se hace inevitablemente en algún momento de su vida. Desde la condición relacional de la persona, los autores perfilan con sencillez los temas esenciales que abordan el vivir y el morir, no la vida y la muerte, desde la reflexión filosófica, antropológica, psicológica y teológica.  Los cuidados espirituales- aseguran-  los necesitan no solo las personas religiosas. Por eso han de ser interreligiosos y supra confesionales, como respuesta a cualquier situación del momento histórico que vivimos. 

César Cid


[1] Cuidados espirituales.  Sobre el vivir y el morir. Pág. 150. Bac 2020