Un día cualquiera

Te escribo hoy hermano Florencio porque es un día cualquiera, como cualquier otro.  Creo que desde  de la cotidianidad resulta fácil encontrar el verdadero sentido[…]

Simiente divina

Ayer te vi anotar con lágrimas los gestos que serán recuerdos, con cada parpadeo de cámara lenta, de largas cadencias. Ya viajan los cerezos y[…]

Luz que te espera

Es tarde y espero encontrarte adormilado, en el  lento acontecer de las heridas que te arrastraron. Y así te encuentro. No te quedan palabras, solo[…]

Aunque no me veas

A golpe de latidos fraguas la vida que te queda, con ánimo de niña entusiasmada. Nada puede destruir el amor, nada- me dices- mientras repasas[…]

Anhelo de eternidad

Has deseado morir tantas veces que no te han quedado fuerzas para despedirte, amiga. Incluso creo que  ensayaste tu muerte durante los últimos días, durmiendo[…]

Amar sin medida

Me hablas del amor como el único ornamento útil del ser humano. Creo que tu estado afecta tal afirmación, soberbia y declamada, aunque razón no[…]

Espero

Me revelas circunstancias de tu vida que te hicieron daño y siento que tu llanto reverbera en mi corazón como un secreto antiguo. Cierras los[…]